El plan nacional de vacunación ha sido sujeto de modificaciones, una de ellas fue darle prioridad a los docentes y directivos docentes para acelerar el regreso gradual a clases. El 02 de junio se dio a conocer la Resolución 777 del ministerio de salud, la misma que en síntesis ordena el inicio de la alternancia y modifica algunos protocolos de bioseguridad que se habían trazado con anterioridad.

El profesor y ejecutivo de FECODE Nelson Alarcón fue entrevistado en el programa de radio “Mañanas Blu”. Manifestó que los docentes del país eran los más interesados en regresar a clases, pero enfatizó en la importancia de lograr un consenso entre el gobierno nacional, el Ministerio de Educación y los maestros y maestras de Colombia, pues hay preocupaciones alrededor de las adecuaciones mínimas que el mismo ministerio ordenó y no se han realizado en muchos colegios del país. —“Las condiciones se necesitan para salvaguardar la vida de los jóvenes y los niños.” —Agregó el docente.

Néstor Morales le preguntó que si la vacuna no era suficiente para regresar, ¿entonces ahora qué querían los maestros? A lo que Alarcón replicó que la vacuna era parte de todos los procesos que se requerían y necesitaban, pero que según el mismo gobierno y ministerio, se demandaban unas condiciones básicas y que se esperaba el cumplimiento de las mismas en cada uno de los entes territoriales del país.

Nelson agregó que la vacunación no era suficiente ni para el gobierno nacional, ni para los jóvenes, ni para los docentes, pues el sector salud ha determinado cosas tan esenciales como el servicio de agua, del que el 25% de colegios del país carece. Se estima que ese porcentaje equivale a 9351 instituciones educativas públicas con más de 43.000 sedes.

El gobierno también decretó la necesidad de unidades sanitarias adicionales con el fin de  realizar todos los procedimientos de higiene y limpieza necesarios para prevenir la pandemia, además de los protocolos de bioseguridad con sus elementos para la adecuación de las aulas y las instituciones.

Ante el tono del periodista por la exigencia de agua en las instituciones, Alarcón aclaró que no se esperaba que el agua fuera potable, pues que si fuera así, el 80% de instituciones del país carecían de la misma. Así que el ejecutivo enfatizó en la necesidad de tener agua en los colegios. Confesó además que algunas escuelas no tenían unidades sanitarias y que otras, las tenían pero no se podían utilizar.

Otro de los periodistas de la mesa cuestionó las condiciones de los colegios de las principales ciudades y preguntó que si los profesores de las instituciones en los que las condiciones se cumplían, regresarían. A lo que Alarcón respondió de manera positiva. Sin embargo, reflexionó alrededor de la resolución 1721 de 2020, la misma que reglamenta las condiciones mínimas para un regreso a clases y que los gobiernos territoriales no han cumplido, a pesar de contar con los recursos en sus cuentas.

De manera recurrente el ejecutivo de FECODE aclaraba que en los colegios que se cumplieran las condiciones establecidas en la resolución 1721, habría regreso después de que los profesores estuviesen vacunados. Siendo enfático en que la vacuna y el agua eran solo dos condiciones de varias que el mismo ministerio había trazado.

La entrevista siguió su curso, los periodistas mantuvieron su estilo para desvirtuar las peticiones de FECODE y pretender el señalamiento de desidia en contra de los profesores. Sin embargo, Alarcón mencionó otras condiciones como la aireación y la ventilación, las dos muy importantes para disminuir las posibilidades de contagio. También dijo que el gobierno nacional había girado 400 mil millones de pesos a los entes territoriales, dinero que sin ser suficiente, en muchas secretarías de educación ni siquiera se ha tocado, a pesar de haber sido un giro con el fin de adecuar las instituciones.

El departamento del Guaviare por ejemplo, recibió aproximadamente 3.029 millones de pesos, pero la administración no ha invertido ni un solo centavo en la adecuación de colegios. Hecho que es de suma gravedad, primero porque el giro se realizó desde el año pasado, y segundo, porque no se sabe que pasará con esos recursos, ¿será que veremos nuevos escándalos de corrupción post covid?

Nuevamente interrumpió Néstor Morales, esta vez quiso hacer una reflexión alrededor de la coherencia. Pues el periodista considera que mientras los profesores exigen condiciones y se concentran en las diferentes plazas del país, faltan a la coherencia y dan mal ejemplo a los estudiantes por no seguir los protocolos de prevención de la pandemia. A lo que el señor Alarcón aclaró que el objetivo no eran las movilizaciones, tampoco el paro, mucho menos salir a las calles por salir, era que hoy desafortunadamente había una situación tan crítica que el mismo gobierno nacional los obligaba a salir a las calles y correr riesgos.  

Por lo tanto, concluyó que no era una falta de coherencia, porque los jóvenes veían que los docentes estaban arriesgando sus vidas para unas mejores condiciones, unas mejores políticas de vida, para que pare toda la barbarie, la masacre, para que hoy se pueda mitigar el hambre y para que los jóvenes puedan tener unas mejores condiciones.

El profesor Alarcón concluyó haciendo énfasis en la necesidad de que la procuraduría general y una contraloría dijera realmente qué ha pasado con los recursos que gira el gobierno y no se invierten. —“Los culpables siempre somos los maestros y las maestras en su inmensa mayoría, pero los que se apropian indebidamente de los recursos son inocentes.” —Terminó diciente el ejecutivo de FECODE.

Por Hernán Tena Cortés | @hernan_tena

Es un educador social, columnista y magister en lingüística aplicada. Actualmente vive en Irlanda y está doctorando en pensamiento complejo, pues es un convencido de que la críitica sin propuesta se desvirtúa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *