Foto: La Silla Vacía

Colombia ha sido gobernada por el expresidente Uribe y su círculo desde el año 2002. Álvaro presidió la república desde principios de siglo hasta el año 2010. Él mismo postuló a Juan Manuel Santos, quién estuvo en el poder hasta el 2018 y le entregó el trono al actual presidente Iván Duque, también sugerido por Vélez.

Es como si el pueblo colombiano hubiese proferido un mandato de opinión para que el uribismo quedara ligado al estado de manera indisoluble, convirtiéndose en el principal instrumento de control totalitario de la nación y la sociedad colombiana.

El uribismo, a pesar de evidentes vínculos con la corrupción y de recurrentes errores de administración, sigue teniendo un liderazgo preponderante en Colombia. Álvaro, quién es jefe de la corriente, se relaciona con corrupción por tener decenas de exfuncionarios y varios amigos procesados por diferentes delitos que “fueron cometidos a sus espaldas”. (Ver fuente)

Por otro lado, a Iván Duque se le relaciona con errores de administración por ser el presidente que más renuncias de altos funcionarios ha acumulado y por sus fallidos intentos de reformas que el pueblo, incluso los que lo votaron, ha tumbado.

¿Cuál ha sido el éxito de su propaganda?

El uribismo ha guiado de manera sistemática a las masas de un sector del país, hoy conocidas por haberse autodenominado “la gente de bien”. Se caracterizan por incluir a un conjunto de empresarios, a los que están de acuerdo con hacer justicia por cuenta propia o a algunos de los que trabajan con el campo, con la “mandarina”, por ejemplo.

Estas masas se han encargado de ejecutar una propaganda política para convencer al pueblo, imponiendo su visión del mundo y del estado. El resultado ha sido alcanzar el poder, lograr las mayorías en el congreso y un número considerable de alcaldías, gobernaciones, concejos, asambleas, entre otros.

Sin duda la clave ha sido utilizar la propaganda para aprovecharse de la crisis y de las frustraciones existentes, mostrándose como salvadores de una nación en quiebra y carcomida por la guerra y la corrupción. Una vez posesionados, pusieron a los medios de comunicación más podersos bajo su control, los utilizaron para dominar al estado y controlar las masas. Hoy el periodismo de Julio Sánchez es progobierno, un comunicador que en gobiernos pasados se caracterizaba por ejercer la imparcialidad.

Ni hablar de Vicky, quién no publica noticias sobre las capturas del paramilitarismo, pero incendia las redes sociales con portadas que violan de manera categórica la ética del periodismo. Dávila venía haciendo un gran trabajo en la W, sus programas tenían el rating más alto antes de la conquista de Duque. Del mismo modo, María Jimena Duzán era sin duda la más vista en las noches de “Semana en Vivo”, luego de la victoria de Iván, esta última salió del programa y la primera, dejó la W para asumir la dirección de la poderosa Revista.

Sin la propaganda sistemática y el control de los medios, no se podría explicar el crecimiento del uribismo, aún después de los escándalos nacionales. Se presume que han estudiado muy bien al genio de la comunicación de la Alemania Nazi, Paul Joseph Goebbels.

Goebbels era uno de los colaboradores más cercanos a Adolf Hitler. Joseph prohibió todas las publicaciones y medios de comunicación fuera de su control, además orquestó un sistema de consignas para ser transmitidas mediante un poder centralizado, el cine, la radio, el teatro, la literatura y la prensa eran encargados de promocionar y hacer públicos los avisos del Gobierno bajo once principios fundamentales de la propaganda.

Algo muy similar a lo que hoy sucede en Colombia. Durante la pandemia, los principales canales de televisión concedieron un espacio diario al presidente para emitir el reconocido programa “prevención y acción”. En simultáneo, nació la iniciativa en el congreso de retomar la cátedra de historia en los colegios, se hicieron cambios en los principales medios de comunicación y de repente, el país tuvo que acudir a canales independientes o internacionales, para informarse desde la imparcialidad. Ni hablar además, de lo sucedido con el Canal Uno.

El principio de simplificación y del enemigo único

“Consiste en adoptar una única idea, un único símbolo, su fin es individualizar al adversario en un único enemigo, enfocando al publicó en quien se encuentre en el otro bando.”

Este diario hizo la tarea de analizar uno a uno los trinos de Vicky Dávila, quién es hoy la directora de la Revista Semana. Su triángulo de publicaciones tiene tres blancos, visibilizar los ataques que solo victimizan al estado, enaltecer las cuentas del gobierno y aplastar de manera categórica al Senador y candidato a la presidencia Gustavo Petro. Su objetivo al final de la triada, es el continuismo de una corriente que según encuestas, huele a formol.

Principio del método de contagio

“Este principio consiste en reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo, los adversarios han de constituirse en suma individualizada, en otras palabras, es culpar de todo y cuanto se pueda al enemigo.”

Vicky Dávila se ha encargado de crear campañas masivas en redes sociales con numerales como “#PetroBastaYa”, con el fin de culpar al candidato de oposición más fuerte de todo lo que está sucediendo en el país. 

— #PetroBastaYa “Petro, al final, ganará algunos réditos por lo bueno que deje el paro, pero sin duda pagará políticamente por lo malo y lo feo de unas protestas y bloqueos que aún no terminan”. Editorial Semana, envíanos tu mensaje con #PetroBastaYa— Vicky Dávila

Petro es sin duda el enemigo más grande que tiene la extrema derecha en Colombia, por consiguiente, el objetivo de quiénes reciben pauta del Senador Corrales y los amigos del gobierno, es culparlo de cuánto se pueda, para restarle popularidad el próximo mes de marzo.

Principio de la transposición

“Este principio, plantea que se debe cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan””.

El pasado mes de agosto, fue conocida la orden de detención domiciliaria en contra del expresidente Álvaro Uribe, la misma por la que se señaló a la oposición y se gestaron un sinnúmero de estrategias revanchistas. El 12 de junio, Vicky Dávila entrevistó al Exfiscal Néstor Humberto Martínez por arremeter contra Gustavo Petro.

“VICKY DÁVILA: Doctor Néstor Humberto, recientemente, la Corte Suprema de Justicia anunció la prescripción de la investigación del Petrovideo. Gustavo Petro puso el siguiente trino: “Paloma Valencia y Néstor Humberto, la jugadita no salió bien, la justicia habló, soy inocente y ustedes afectaron con los medios mi honra y la de mi familia de manera grave y difamatoria”. Además, ha anunciado acciones judiciales. ¿Qué opina?”

Este diario consultó el origen del petrovideo y encontró que fue una denuncia de la senadora Paloma Valencia y una difusión de la Revista Semana, es evidente que el objetivo era cargar un propio error sobre el adversario, en este caso, la oposición.

Principio de la exageración y desfiguración

“El principio de la exageración consiste en convertir cualquier anécdota por pequeña que sea en amenaza grave.”

Este principio es muy fácil de ilustrar, es el juego en el que han caido Semana, Blu Radio, La W, o Vicky Dávila, Néstor Morales, Paola Ochoa, Luz María Sierra, Julio Sánchez y otros para hablar con nombre propios.

Estos medios crearon amenazas graves desde el inexistente “castrochavismo”, la revolución molecular disipada o el desprestigio a la “Vaki” del senador Bolívar para la primera línea, logrando el objetivo en las masas.

Principio de la orquestación

“El principio de la orquestación asegura que toda propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentándolas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto sin fisuras ni dudas. De aquí viene también la famosa frase: “si una mentira se repite suficientemente acaba por convertirse en verdad””.

Hoy hay una expertisia en la orquestación, sin embargo, es preciso hablar de las mentiras que se han creado alrededor de los maestros de Colombia y su práctica. Las redes están inundadas de mensajes como: “los únicos que reciben sueldo sin trabajar, son los de FECODE; los maestros reciben tres pensiones y se quejan; el presidente de FECODE se gana 36 millones mensuales”.

Lo primero es aclarar que quienes conforman la Federación Colombiana de Educadores no reciben sueldo sin trabajar, esa es quizá una de las mentiras más sucias para convencer a las masas. Lo segundo, recordar que los maestros de Colombia al igual que todos los cotizantes, tienen derecho a una pensión por invalidez, vejez o sobrevivencia, si suman a la estadística de viudos o viudas, es posible que hereden la mesada del cónyuge, si aplica. Luego recordar, que en el año 1913 se concedió una pensión de gracia para docentes y se derogó en los 80, por lo tanto, esa mentira de las tres pensiones, es tan sucia como la primera.

Finalmente, que los directivos sindicales están regidos por el escalafón docente, el 1278 o el 2277 según aplique, en ninguno de los dos casos hay profesores con salarios de congresistas, por lo tanto, se extiende una invitación a continuar promoviendo el principio de la orquestación, pero con verdades y no con paja.

Principio de la vulgarización

“Este principio se basa en la premisa de que toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental que se debe realizar, la capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión es escasa, además se tiene gran facilidad para olvidar.”

— La alocución es como la madre, solo hay una…. la del presidente.— (Vicky Dávila) —El anterior es un ejemplo de un trino de la periodista de Semana, pretendía desprestigiar un discurso del Senador Gustavo Petro, acusándolo de tener ínfulas presidenciales.

Según la RAE, alocución hace referencia a un “discurso o razonamiento breve por lo común y dirigido por un superior a sus inferiores, secuaces o súbditos”. Lo que indica que no solo hay una, puesto que superiores hay muchos, el Presidente es uno de tantos. Luego si se pone en evidencia que su propaganda era popular y adaptada al nivel menos inteligente, logró que la compartieran 3.000 personas y que 8.700 dieran clic en “me gusta”.

Principio de renovación

“En este principio se debe tener en cuenta que el objetivo principal es emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos, a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público ya esté interesado en otra cosa, las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de las acusaciones.”

Los colombianos encuentran en medios como Semana, Blu Radio, la W, El Tiempo y otros, una cortina de humo que distrae la atención y no deja ver algunas realidades del país. Hace pocos días por ejemplo, la vicepresidenta con funciones de canciller dijo en Semana que: “la protesta pacífica tiene la protección y las garantías debidas“; lo anterior a pesar de las crudas estadísticas que han sido portada de medios independientes e internacionales. Al respecto, este diario encontró más de 20 publicaciones a lo largo del puente del 14 de junio que buscaban deslegitimar la protesta y el conflicto social que hoy vive el país.

Principio de la verosimilitud

“Este principio se basa en construir argumentos a partir de fuentes diversas a través de los llamados globos sondas o informaciones fragmentarias”.

Cada vez es más común la difusión de información parcializada, de noticias falsas y de acusaciones que al ser investigadas como el caso del “Petrovideo”, no generan resultados. El fin es claro y único, restarle popularidad a un sector de opinión que amenaza el resultado de las próximas elecciones.

Principio de la silenciación

“Este principio se basa en acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines”.

El gobierno nacional hace un esfuerzo especial por tapar los escándalos relacionados con las protestas o con su administración, a través de la ayuda de medios de comunicación y de aquellos protagonistas de la alteración del orden, que si bien no deberían existir, tampoco tendrían por qué restar importancia a las víctimas, a los desaparecidos, a los heridos y a la razón de ser del estallido social que se desató desde el pasado 28 de abril.

Principio de la transfusión

“Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales, se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas”.

En Colombia, el expresidente Álvaro Uribe ha sido autor de mitos alrededor de la seguridad democrática, el castrochavismo y el plebiscito del acuerdo de paz, para gestar sentimientos de seguridad y tranquilidad que han terminado por garantizar su popularidad para permanecer en el poder.

Principio de unanimidad

“Se trata de llegar a convencer a mucha gente que se piensa como todo el mundo, creando la impresión de ser unánimes”.

El pilar de la Seguridad Democrática y del peligro del “Castrochavismo”, ha convencido a la gente de bien, de la aparente unanimidad que se vive dentro de la extrema derecha que hoy gobierna al país. Lo anterior, a pesar de las constantes declaraciones de militantes del Centro Democrático en contra de pensamientos de Álvaro Uribe o del mismo presidente Iván Duque.

“El comisionado presidencial de paz, Miguel Ceballos, anunció su renuncia molesto por unas gestiones que realizó el ex presidente Uribe sin su consentimiento.” (Milenio) 

Lo anterior, es un claro ejemplo de la falta de unanimidad que caracteriza las fracturas del gobierno, sin embargo, a través de la propaganda, logran convencer a mucha gente de que se piensa como todo el mundo, creando la impresión de ser unánimes.

¿Qué pasará entonces?

Seguramente la gente de bien, en cabeza de algunos senadores y el expresidente, seguirán aplicando las once jugaditas de la propaganda y llegarán fortalecidos a las próximas elecciones. Según las encuestas, el Senador Gustavo Petro tiene altas posibilidades de vencer al uribismo en las presidenciales, sin embargo, también las tienen otros candidatos de oposición que no están con el petrismo. Por lo anterior, las campañas publicitarias de autoridad de Vicky Dávila y otros medios, se han robustecido y hoy vemos más anuncios progobierno en contra del castrochavismo y de políticas opuestas, que antes.

Por lo anterior, se extiende una invitación al análisis y aplicación de los once principios de la propaganda con conciencia. Quizá servirán de herramienta para construir un juicio de valor que lleve a hacer uso inteligente del voto y permita concluir que el cambio está en las urnas, más que en las calles.

Referencias

  • https://lasillavacia.com/historias/silla-nacional/el-circulo-de-uribe-cada-vez-mas-condenado
  • https://twitter.com/VickyDavilaH/status/1396157416878878727?s=20
  • https://www.semana.com/nacion/articulo/gustavo-petro-no-sera-presidente-la-arremetida-de-nestor-humberto-martinez/202144/
  • https://twitter.com/VickyDavilaH/status/1402785885645586437?s=20
  • https://www.milenio.com/internacional/latinoamerica/colombia-renuncia-comisionado-paz-tension-alvaro-uribe
  • https://youtu.be/RLVgBingXDs

 

Por Hernán Tena Cortés | @hernan_tena

Docente y comunicador y director de Diario la Nube. Licenciado en lengua inglesa, especialista en Educación Superior y Magister en Lingüística Aplicada. Actualmente, se encuentra doctorando en Pensamiento Complejo y adelantando una investigación en pedagogía social en la República de Irlanda. Es además estudiante de Ciencias Políticas en la Universidad Nacional Abierta y a Distancia y miembro de la Asociación Irlandesa de Traductores e Intérpretes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *